Make your own free website on Tripod.com

EL ESPÍRITU SANTO (Parte 2)

Bienvenidos
16-mayo-2005
17-mayo-2005
18-mayo-2005
19-mayo-2005
20-mayo-2005
21-mayo-2005
22-mayo-2005
23-mayo-2005
24-mayo-2005
25-mayo-2005
26-mayo-2005
27-mayo-2005
28-mayo-2005
29-mayo-2005
30-mayo-2005
31-mayo-2005
01-junio-2005
02-junio-2005
03-junio-2005
04-junio-2005
05-junio-2005
06-junio-2005
07-junio-2005
08-junio-2005
09-junio-2005
10-junio-2005
11-junio-2005
12-junio-2005
13-junio-2005
14-junio-2005
15-junio-2005
16-junio-2005
17-junio-2005
18-junio-2005
19-junio-2005
20-junio-2005
21-junio-2005
22-junio-2005
23-junio-2005
24-junio-2005
25-junio-2005
26-junio-2005
27-junio-2005
28-junio-2005
29-junio-2005
30-junio-2005
01-julio-2005
02-julio-2005
03-julio-2005
04-julio-2005

INTRODUCCIÓN:
 
Ya vimos que para ser salvo, la persona tiene que nacer de nuevo. el nacimiento nuevo es la obra del Espíritu Santo (Recordemos Juan 3:5-7). También es llamado la regeneración. Seguiremos estudiando la obra del Espíritu Santo en la vida de los creyentes.
"No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución; antes bien sed llenos del Espíritu" (Efesios 5:18).
 
  I.- EL ESPÍRITU SANTO HABITA EN LOS SALVOS:
 
Los creyentes en Cristo ahora tienen un privilegio que ni los grandes profetas del tiemppo del Antiguo Testamento tuvieron.
Es el de tener Espíritu Santo morando en ellos todo el tiempo. "El Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, poruqe no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros" (Juan 14:17). Esto es una promesa para cada creyente de esta edad.
"Mas vosotros no vivís según  la carne , sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él" (Romanos 8:9).
"¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros?  Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios" (1 Corintios 6:19-20).
 
 
 II.- EL ESPÍRITU SANTO SELLA A LOS SALVOS :
 
A.- Pertenecemos a Dios. Nadie puede romper el sello del Espíritu
"En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiéndo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa, que es las arras de nuestra herencia hasta la redención de la posesión adquirida, para alabanza de su gloria" (Efesios 1:13-14).
"Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuistéis sellados para el día de la redención" (Efesios 4:30).
 
B.- Es el Espíritu que nos da la seguridad de nuestra salvación
"El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de uqe somos hijos de Dios" (Romanos 8:16). ¿Tiene usted esta confianza, esta seguridad en su corazón?