Make your own free website on Tripod.com

JESUCRISTO: SU RESURRECCIÓN

Bienvenidos
16-mayo-2005
17-mayo-2005
18-mayo-2005
19-mayo-2005
20-mayo-2005
21-mayo-2005
22-mayo-2005
23-mayo-2005
24-mayo-2005
25-mayo-2005
26-mayo-2005
27-mayo-2005
28-mayo-2005
29-mayo-2005
30-mayo-2005
31-mayo-2005
01-junio-2005
02-junio-2005
03-junio-2005
04-junio-2005
05-junio-2005
06-junio-2005
07-junio-2005
08-junio-2005
09-junio-2005
10-junio-2005
11-junio-2005
12-junio-2005
13-junio-2005
14-junio-2005
15-junio-2005
16-junio-2005
17-junio-2005
18-junio-2005
19-junio-2005
20-junio-2005
21-junio-2005
22-junio-2005
23-junio-2005
24-junio-2005
25-junio-2005
26-junio-2005
27-junio-2005
28-junio-2005
29-junio-2005
30-junio-2005
01-julio-2005
02-julio-2005
03-julio-2005
04-julio-2005

 
INTRODUCCIÓN:
 
El Cristo ya resucitado mandó a sus discípulos a ser testigos; no solamente de su muerte, sino también de su resurrección.  "Entonces les abrió el entendimiento, para que comprendiesen las Escrituras; y les dijo: Así está escrito, y así fue necesario que el Cristo padeciese, y resucitase de los muertos al tercer día; y que se predicase en su nombre al arrepentimiento y el perdón de pecados en todas las naciones, comenzando desde Jerusalén. Y vosotros sois testigos de estas cosas" (Lucas 24:45-48).  Los fundadores de otras religiones han muerto, ¡pero ninguno de ellos han resucitado como Cristo! Entonces, no debemos olvidar esta importante parte del evangelio.
 
"Y si Cristo no resucitó, vuestra fe es vana; aún estáis en vuestros pecados" (1 Corintios 15:17).
 
 
  I.- SU RESURRECCIÓN PRUEBA QUE REALMENTE MURIÓ POR NUESTROS PECADOS
 
A.- La Biblia enseña que murió por nuestros pecados:
 
En su muerte en la cruz, sufrió el castigo que nosotros merecemos. Dios lo castigó para poder librar a los que creen en Él.
"Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido. Más él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados. Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino; más Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros" (Isaías 53:4-6).  "Quien llevó él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos a la justicia; y por cuya herida fuisteis sanados" (1 Pedro 2:24).
 
B.- La paga del pecado es muerte:
 
Si Cristo no hubiera resucitado, habría que decir que el pecado y la muerte lo venció. Un Cristo que no podía resucitar tampoco podía librar a los hombres del pecado.
"Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro" (Romanos 6:23).