Make your own free website on Tripod.com

JESUCRISTO: SU OBRA (SU MUERTE)

Bienvenidos
16-mayo-2005
17-mayo-2005
18-mayo-2005
19-mayo-2005
20-mayo-2005
21-mayo-2005
22-mayo-2005
23-mayo-2005
24-mayo-2005
25-mayo-2005
26-mayo-2005
27-mayo-2005
28-mayo-2005
29-mayo-2005
30-mayo-2005
31-mayo-2005
01-junio-2005
02-junio-2005
03-junio-2005
04-junio-2005
05-junio-2005
06-junio-2005
07-junio-2005
08-junio-2005
09-junio-2005
10-junio-2005
11-junio-2005
12-junio-2005
13-junio-2005
14-junio-2005
15-junio-2005
16-junio-2005
17-junio-2005
18-junio-2005
19-junio-2005
20-junio-2005
21-junio-2005
22-junio-2005
23-junio-2005
24-junio-2005
25-junio-2005
26-junio-2005
27-junio-2005
28-junio-2005
29-junio-2005
30-junio-2005
01-julio-2005
02-julio-2005
03-julio-2005
04-julio-2005

INTRODUCCIÓN:
 
La obra de Cristo se trata de su Obra redentora (muerte y resurrección), y no de su ministerio de enseñar, predicar, hacer milagros, etc. Hoy estudiaremos su muerte y en ocho días el tema se tratará de su resurrección. Son muy apropiadas estas lecciones durante la Semana Santa.
"Porque primeramente os he enseñado lo que asimismo recibí: que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras; y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras" (1 Corintios 15:3-4).
 
Leamos y reflexionemos lo siguiente:
"Cuando salían, hallaron á un Cireneo, que se llamaba Simón: á éste olbligaron a que llevase la cruz. Y como llegaron al lugar que se llamaba Gólgota, que significa El lugar de la calavera, le dieron á beber vinagre mezclado con hiel: y gustando, no quiso beberlo. Cuando le hubieron crucificado, repartieron sus vestidos, echando suertes, para que se cumpliese lo que fué dicho por el profeta: Partieron entre sí mis vestidos, y sobre mi ropa echaron suertes.  Y sentados le guardaban allí.  Y pusieron sobre su cabeza su causa escrita: ESTE ES JESUS EL REY DE LOS JUDIOS.  Entonces crucificaron con él a dos ladrones, uno á la derecha, y otro á la izquierda.  Y los que pasaban, le decían injurias, meneando sus cabezas,  Y diciendo: Tú, el que derribas el templo, y en tres días lo reedificas, sálvate á ti mismo: si eres Hijo de Dios, desciende de la cruz.  De esta manera también los príncipes de los sacerdotes, escarneciendo con los escribas y los fariseos y los ancianos, decían: A otros salvó, á sí mismo no se puede salvar: si es el Rey de Israel, descienda ahora de la cruz, y creeremos en él.  Confió en Dios: líbrele ahora si le quiere: porque ha dicho: Soy Hijo de Dios.  Lo mismo también le injuriaban los ladrones que estaban crucificados con él.  Y desde la hora de sexta fueron tinieblas sobre toda la tierra hasta la hora novena.  Cerca de la hora novena, Jesús clamó con gran voz, diciendo: Eli, Eli, ¿lama sabactani? Esto es: Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?  Y algunos de los que estaban allí, oyéndolo, decían: A Elías llama éste.  Y luego, corriendo uno de ellos, tomó una esponja, y la empapo de vinagre, y poniéndola en una caña, le dió de beber.  Y los otros decían: Deja, veamos si viene Elías á librarle.  Mas Jesús, habiendo otra vez clamado con gran voz, entregó el espíritu" (Mateo 27:32-50).
 
 
 
  I.- COMO MURIÓ
 
A.- La Biblia dice que fue crucificado:
 
La crucifixión fue la manera que los romanos usaban para castigar a los criminales. Fue una muerte lenta, cruel, y de mucho sufrimiento.
"Y  él, cargando su cruz, salió al lugar llamado de la Calavera, y en hebreo, Gólgota; y allí le crucificaron, y con él a otros dos, uno a cada lado, y Jesús en medio" (Juan 19:17-18).
 
B.- El hecho de que Cristo murió en la cruz no es razón para adorar una cruz, o un crucifijo:
 
Adoramos al que murió en la cruz.