Make your own free website on Tripod.com

JESUCRISTO: SU HUMANIDAD

Bienvenidos
16-mayo-2005
17-mayo-2005
18-mayo-2005
19-mayo-2005
20-mayo-2005
21-mayo-2005
22-mayo-2005
23-mayo-2005
24-mayo-2005
25-mayo-2005
26-mayo-2005
27-mayo-2005
28-mayo-2005
29-mayo-2005
30-mayo-2005
31-mayo-2005
01-junio-2005
02-junio-2005
03-junio-2005
04-junio-2005
05-junio-2005
06-junio-2005
07-junio-2005
08-junio-2005
09-junio-2005
10-junio-2005
11-junio-2005
12-junio-2005
13-junio-2005
14-junio-2005
15-junio-2005
16-junio-2005
17-junio-2005
18-junio-2005
19-junio-2005
20-junio-2005
21-junio-2005
22-junio-2005
23-junio-2005
24-junio-2005
25-junio-2005
26-junio-2005
27-junio-2005
28-junio-2005
29-junio-2005
30-junio-2005
01-julio-2005
02-julio-2005
03-julio-2005
04-julio-2005

VI.- LA HUMILLACIÓN VOLUNTARIA DEL HIJO DE DIOS
 
La única manera de ser igual a Dios es ser Dios. Cuando Cristo se despojó a si mismo, no se despojó de ser Dios, sino de la forma de Dios, o sea la gloriosa manifestación como Dios. Siendo omnipotente tuvo el poder de no usar o no manifestar sus atributos Divinos, aunque siempre los tenía. entonces pudo manifestarse como verdadero hombre.
"Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a si mismo, tomandso forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre, se humilló a si mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz" (Filipenses 2:5-8).
 
 
VII.- EL PROPÓSITO DE LA ENCARNACIÓN DEL HIJO DE DIOS
 
Fue principalmente para poder sacrificarse a si mismo por nuestros pecados.  "De otra manera le hubiera sido necesario padecer muchas veces desde el principio del mundo; pero ahora, en la consumación de los siglos, se presentó una vez para siempre por el sacrificio de sí mismo para quitar de en medio el pecado" (Hebreos 9:26).  "Así que, por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, él también participó de lo mismo, para destruir por medio de la muerte al que tenía el imperio de la muerte, esto es, al diablo, y librar a todos los que por el temor de la muerte estaban durante toda la vida sujetos a servidumbre" (Hebreos 2:14-15).
 
 
CONCLUSIÓN:
 
Después de estudiar "Jesucristo: Su humanidad", podemos ver la magnitud del sacrificio que hizo Cristo a favor nuestro. ¿Lo ha recibido como su Salvador?