Make your own free website on Tripod.com

DIOS (Parte 4)

Bienvenidos
16-mayo-2005
17-mayo-2005
18-mayo-2005
19-mayo-2005
20-mayo-2005
21-mayo-2005
22-mayo-2005
23-mayo-2005
24-mayo-2005
25-mayo-2005
26-mayo-2005
27-mayo-2005
28-mayo-2005
29-mayo-2005
30-mayo-2005
31-mayo-2005
01-junio-2005
02-junio-2005
03-junio-2005
04-junio-2005
05-junio-2005
06-junio-2005
07-junio-2005
08-junio-2005
09-junio-2005
10-junio-2005
11-junio-2005
12-junio-2005
13-junio-2005
14-junio-2005
15-junio-2005
16-junio-2005
17-junio-2005
18-junio-2005
19-junio-2005
20-junio-2005
21-junio-2005
22-junio-2005
23-junio-2005
24-junio-2005
25-junio-2005
26-junio-2005
27-junio-2005
28-junio-2005
29-junio-2005
30-junio-2005
01-julio-2005
02-julio-2005
03-julio-2005
04-julio-2005

LOS  ATRIBUTOS  MORALES  DE  DIOS
 
INTRODUCCION:
 
Ya hemos visto y estudiado los atributos naturales de Dios. Son las cualidades que le pertenecen en su existencia como Espíritu racional e infinito. Ahora vemos los atributos morales de Dios. Son las características que le pertenecen como un Espíritu Santo e Infinito.
"Que sois guardados por el poder de Dios mediante la fe, para alcanzar la salvación que está preparada para ser manifestada en el tiempo postrero" (1 Pedro 1:5).
 
DIOS  ES  SANTO:
 
A.- El tema de la santidad de Dios ocupa un lugar principal en toda la Biblia. Por ejemplo: El profeta Isaías lo llamó "Santo" unas 33 veces en su libro. Esta visión de la santidad de Dios es lo que necesitamos hoy en día, porque existe la tendencia de negar la realidad y la terribilidad del pecado. Es el atributo sobresaliente de Dios. Los otros atributos dependen de su santidad.
 
B.- La santidad de Dios quiere decir que Dios es completamente separado de la maldad y del pecado y es positivamente puro y perfecto.
 
C.- "Exaltad a Jehová nuestro Dios, y postraos ante su santo monte, porque Jehová nuestro Dios es santo" (Salmos 99:9).
"Y el uno al otro daba voces, diciendo: Santo, santo, santo, Jehová de los ejércitos; toda la tierra está llena de su gloria" (Isaías 6:3).
"Porque así lo dijo el Alto y Sublime, el que lo habita la eternidad, y cuyo nombre es el Santo: Yo habito en la altura y la santidad, y con el quebrantado y humilde de espíritu, para hacer vivir el espíritu de los humildes, y para vivificar el corazón de los quebrantados" (Isaías 57:15).
"Y los cuatro seres vivientes tenían cada uno seis alas, y alrededor y por dentro estaban llenos de ojos; y no cesaban día y noche de decir: Santo, santo, santo es el Señor Dios Todopoderoso, el que era, el que es, y el que ha de venir" (Apocalipsis 4:8).
 
D.- El Dios Santo odia el pecado y se separa del pecador.
"Abominación es a Jehová el camino del impío" (Proverbios 15:9).  "He aquí que no se ha acortado la mano de Jehová para salvar, ni se ha agravado su oído para oír; pero vuestras iniquidades han hecho división entre vosotros y vuestro Dios, y vuestros pecados han hecho ocultar de vosotros su rostro para no oír" (Isaías 59:1-2).
 
E.- El Dios Santo demanda la santidad en los hombres. "Seguid la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor" (Hebreos 12:14).
1.- Los creyentes en Cristo fueron santificados (o apartados) para Dios, en el momento en que recibieron a Cristo como su Salvador personal.  "En esa voluntad somos santificados mediante la ofrenda del cuerpo de Jesucristo hehca una vez para siempre" (Hebreos 10:10).
2.- Debe haber la practica de la santidad en la vida diaria del creyente.  "Sino, como aquel que os llamó es santo, sed también vosotros santos en toda vuestra manera de vivir" (1 Pedro 1:15-16).  "Así que, amados, puesto que tenemos tales promesas, limpiémonos de toda contaminación de carne y de espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios" (2 Corintios 7:1).
3.- Dios disciplina a sus hijos para que participen de su santidad.
"Por otra parte, tuvimos a nuestros padres terrenales que nos disciplinaban, y los venerábamos. ¿Por qué no obedeceremos mucho mejor al Padre de los espíritus, y viviremos? Y aquellos, ciertamente por pocos días nos disciplinaban como a ellos les parecía, pero éste para lo que nos es provechoso, para que participemos de su santidad" (Hebreos 12:9-10).